ITINERA CLASSICA

Publicado el 12 de Marzo, 2006, 19:31

 

Baalat o Baal Hammon fue el Dios principal de Cartago junto a la diosa Tanit. Numerosos historiadores romanos, entre ellos Diodoro Siculo, han recogido que se inmolaban víctimas humanas a ambos dioses;  parece ser que hubo una antigua tradición de sacrificar a los primogénitos reales, pero se cambió en época temprana por sacrificios de animales. Arquitectónicamente es un pequeño santuario tetrástilo, aunque ahora sólo se conservan dos columnas, al que se llegaba por una escalinata de nueve peldaños.

El acceso nord-occidental al templo de Baalat se abre frente a un arco reconstruido, en realidad la entrada al templo de Caelestis, identificada con Tanit y la diosa Juno romana, símbolo de la naturaleza femenina. El templo estaba situado dentro de un amplio soportal y al final de una calle pavimentada con losas de mármol que conducía al santuario propiamente dicho; en la actualidad es difícil distinguir los restos (quizás un mercado), pues se reutilizó en época de dominación vándala.

En el templo de Esculapio, cercano a los dos anteriores, se encontró una inscripción, conservada en el Museo del Bardo, que establecía las reglas de acceso al santuario de este dios sanador. Los fieles estaban obligados durante tres días a no tener contactos carnales, no comer carne de cerdo ni habas, no acudir al barbero ni a los baños públicos.

Aunque la ciudad entró en decadencia en época bizantina, se pueden observar los restos de una basílica paleocristiana más alejada del área del foro.